lunes, 26 de enero de 2009

De paganos, posers, moditas y otras mariconerias

No me considero yo especialmente radical en lo que a música se refiere. No soy ningún friki que se larga a hacer profundas reflexiones en la sierra de Madrid, mientras en los cascos me disparo a los oidos toda la música ambiental de Burzum. Sin embargo, hasta a mi se me han hinchado las narices al ver como los cuatro pirados que antaño escuchabamos viking o pagan metal se han vuelto legión… y cada nuevo aficionado que parece salir de la más proxima de las cloacas es más pagano, más true y más underground que el último gilipollas que se cree la reencarnación de Wotan porque se ha bajado la discografía completa de Graveland del Emule.

No me dejo caer casi nada últimamente por los bajos de Argüelles, hasta hace muy poco epicentro de la movida metalera en Madrid, pero no hace demasiado tiempo me decidi a romper mi vaguería y me pasé un ratillo por ahí. Pero aunque mis colegas me habían avisado que mi alma de veterano seguidor del metal extremo se iba a ver revuelta con lo que iba a ver allí, la realidad superó mis más negras expectativas. De golpe y porrazo, lo que habían sido hordas de niñas y niños recien saliditos del concierto de Mago de Oz se habían vuelto míticos guerreros y valkirias, con un grotesco despligue de martillos Mjolnir en sus cuellos, chupas de cuero y camisetas del grupo con más pinta de underground que lograron pillar…

Pero no es solo en los bajos de Argüelles. Solo hay que caminar por la calle para ver como los escasos heavis que se veían por la calle, que llevaban camisetas de Manowar, Rhapsody o (siendo muy generosos) Children Of Bodom llevan ahora camisetas de Burzum, Marduk… he llegado a ver no hace ni una semana un niñato con una camiseta de Nokturnal Mortum, ignorante de que se podía llevar más ostias que una misa en una catedral (y de buen grado se las habría soltado yo).

¿Que coño ha pasado? Recuerdo un día en que yo hablaba de Moonsorrow con los colegas en los bajos y alguno se creía que me había inventado el grupo (esto mis colegas, insisto)… y ahora niños que el día anterior lo flipaban en colores con el más simple riff de Rhapsody me miran con desprecio porque voy a los bajos con mi pequeño martillo de Thor colgado del cuello pero sin cuero ni alguno de los veintiseis adornitos que “tienen” que llevar ellos para demostrar su paganismo y que son unos trues underground…

No trato de buscar razones por las que un cerro de gente ha pasado a oir casi de la noche a la mañana viking, pagan o folk metal, descargandose toneladas y toneladas de música que ni siquiera van a oir pero que servirán para decir, no sin razón, que tienen las discografías completas de Finntroll o de yo que sé quien. A continuación, se aprenden seis chuminadas de mitología y cultura vikinga, se atiborran sus antiguas ropitas chirrigóticas con martillos de Mjolnir, runas y otras movidas superpaganas y se van a los bajos, se topan con uno, como ocurrió con un colega que merece toda mi confianza, que si bien no es tan veterano como yo oyendo viking o pagan metal, al menos si que se ha acercado con honradez y sencillez al género. La cosa es que me cuenta este colega que un día se le acerca una piba conocida por ser una gótica de las de que se hacían dedos pensando en Marylin Manson embutida hasta arriba en movidas paganas y lo primero que se le ocurre es aleccionar a mi colega sobre cual es el orden correcto de las runas que aparecían en un martillo Mjolnir de madera que mi colega se había hecho de forma casera… la pobrecilla imbecil no se le ocurrió pensar que ponía “futhark”, esto es, las primeras siete runas del alfabeto rúnico germánico.

¿Por que el estilo de música, y el subgenero de metal más marginado, complicado y por tanto el que se mantenía más puro es seguido por una inexplicable horda de pijos disfrazados? Tal vez el heavy metal ya no era suficiente para ellos. Estas hordas de pijos necesitan, para formarse su inexistente personalidad, exhibir una estética agresiva que les dote de ser y de personalidad ante la sociedad… y el metal extremo estaba ahí, con una de las estéticas, culturas y temáticas más en colisión con la sociedad. Y así era, que los pocos seguidores que tenía este género en España nos manteniamos contentos, porque nadie nos molestaba, nadie lo contaminaba… y ahora vemos como este género es pervertido solo para que unos cuantos niñatos vayan pavoneandose por la calle y para fardar más delante de sus amiguitas. En resumen, para follar más.

¿Pero en serio se creen que el pagan metal o el viking metal son géneros que sirven para que unos pijitos hagan con el lo que les plazca? Lejos de apropiarse de un estilo musical y de una cultura con una fortisima personalidad (de la que carecen ellos) pervierten por completo su significado… y los pocos elementos que mantienen son auténticamente peligrosos y pueden terminar criminalizando a todos los seguidores. Hablo especificamente del nacionalsocialismo, que todos sabeís está implicita o explícitamente contenido en cierta cantidad de bandas y discos de pagan metal y black metal. Me he encontrado con auténticos contrasentidos, como chicos argentinos morenos que se autoproclaman “arios” y que consideraban a los sudamericanos una “raza inferior”. El colmo de los despropósitos.

No me faltan por aquí, como no podía ser de otra forma, los góticos. Desde hace un tiempo, muchos góticos se han convertido en furibundos blackers repletos de ideas peligrosas a no más poder, como apasionados seguidores de Burzum resuletos a reconstituir la “Black Metal Mafia” en España,o soltando discursitos antisemitas o arianistas con la misma facilidad con la que uno se toma un café. Aunque puedo admintir que el góthic metal y el black metal pueden llegar a tocarse, insisto en que se han empeñado en que haya una auténtica asimilación de un género por parte del otro, mediante la reducción del black metal, y con él, el pagan, viking y folk metal, a otra modita meramente estética. Y así con todo. Al principio molaba ser bakala, luego rapero, luego malotillo a lo Avril Lavigne, luego un heavy a lo Mago de Oz o un gotiquillo super siniestro. Ahora la moda es ser un pagano adorador de Wotan erudito de las runas germánicas y firme defensor de lo ario… todo esto ignorando el significado cultural e incluso político de esas afirmaciones, mucho más grandes, por supuesto, que su cerebro.

¿Y que haces tu mientras? ¿Vas a convencer a decenas de niñatos de que dejen de jugar con fuego? ¿Esperas a que se les pase el pavo que llevan? ¿Dejas de oir pagan o viking metal para no ser identificado con ellos? Pues a seguir con lo tuyo, conformate con que al menos te has acercado con sinceridad y honradez a este tipo de música y has logrado entender su auténtica esencia… aunque no vayas nunca con martillos de Mjolnir, runas o chupa de cuero.

Y a todos los niñatos que por casualidad tropiecen con este blog… si os sentís aludidos, preguntaros porque. Y si sueno reaccionario o demasiado true, mi respuesta es la misma: que os jodan. Yo se de sobra si lo que digo es reaccionario o si soy un puto true, lo que penseís vosotros me la pela… de hecho, si os molestaraís en leer un poco el blog, os dareís cuenta que tras seis años oyendo bazofia de este tipo aun estoy aprendiendo y descubriendo grupos.

Falgarth

6 comentarios:

Sigrun dijo...

Yo creo que esto no son más que modas, espero pasajeras, que se han creado porque a la industria, por las razones que sean, le interesa; hace años también se puso de moda el power, y hace poco relativamente, se puso de moda lo gótico y el Visual Kei; desgraciadamente en algún momento nos tendría que tocar, a los que realmente sentimos esta música, la plaga de las modas…

Pero como ya he dicho, espero que como todas las modas que ha habido, sea pasajera.

Grilo Do Demo dijo...

Exacto. Cuestión de tiempo. En un par de años habrá otra moda, invadirán otro género y los “de toda la vida” de ese género escribirán artículos como este que acabas de escribir… Tú mismo lo dices:

“Al principio molaba ser bakala, luego rapero, luego malotillo a lo Avril Lavigne, luego un heavy a lo Mago de Oz o un gotiquillo super siniestro.”

Yo llegué al mundillo del heavy metal coincidiendo con las oleadas de Mago de Oz (Gaia 1) y gothic metal, que fueron más o menos a la vez (o al menos coincidieron algún tiempo); y recuerdo que los adoradores de “La costa del silencio” se creían los más auténticos del lugar, que a todos los jevis se les llamaba góticos y que cualquier grupo era metal gótico, fuera Nightwish o Evanescence. Pero se pasó, como se pasan todas las modas, y como se pasará esta. Cuestión de tiempo.

Random Killing dijo...

Entiendo lo que decis, aunque solamente tenga 16 años.
Solamente me queda el consuelo de que no me inicie al metal con cualquer banda (lo primero que escuche fue Heidevolk, Trollfest, Death y Canniibal Corpse) y que no ando por ahi mostrando lo "vikinga" o "valkiria" que soy.
Tambien es bastante frustrante que por ser adolescente algunos veteranos del metal te miren de reojos al suponer que sos como los demas pijos o chetos de mierda que se la dan de metaleros... con sus remeritas de Iron Maiden o Metallica haciendose los malos.
Sinceramente no me creo mejor que ellos, pero pibitos de mierda que se la dan de paganos o super metaleros me dan ganas de meterles los mjöllnir en el tracto rectal.
Muy buen post, tenes todo mi apoyo.

Falgarth dijo...

Hola, Random Killing... bueno, tu comentario me produce tanto alegria como tristeza. Alegria porque veo que desde el otro lado del "charco" también hay alguien que me sigue, todo un orgullo... y tristeza por comprobar como en Argentina también teneis que aguantar la misma basura que aquí. Creí que esa perversión de símbolos y "el todo vale" eran patrimonio del caracter español, pero ya veo que los españoles, por desgracia, también dejamos lo que no debiamos allá. Triste, sin duda.
Muchos animos y hasta luego!!

Falgarth

Corazon Pagano dijo...

Hola, que tal, no puede evitar leer tu artículo, te diré lo que pienso.

Lo que tu dices es algo inevitable, siempre va a haber algo que se ponga de "moda" y va a agarrar a todos los "fáciles" de mente, pero lo que veo es que al menos uno de ellos puede ser en serio y en realidad es bueno que esta música y cultura atraiga adeptos serios, pero como te dije es inevitable la masificación, lo único que se puede hacer es dejar que hagan lo que quieran, de todas formas uno está seguro de lo que es y eso basta.

Hora, leí también que decías algo del nacionalismo y que enrealidad cuesta encontrar bandas que no se sientan orgullo en ese sentido y que los chicos de los que hablas, de repente comienzen a hablar sobre razas superiores y todo eso, yo creo que hay una confusión o al menos para mí, el nacionalismo con la "superioridad" de la raza aria o de alguna otra no están relacionados, yo creo que cualquiera puede ser nacionalista y estar orgulloso de su país, pero dado las caracterísitcas que nombras, lo de la raza aria tiene mucho que ver con el Nacional Socialismo y Fascismo por parte de los italianos y la raza latina que no son lo mismo que el nacionalismo puro.

Yo estoy en chile en este momento y aquí creo que no se vive lo de tu país, aquí este género no es muy famoso, somos pocos los adeptos, pero no me molesta que se acerque gente que quiera aprender, de hecho me enorgullece, que las culturas paganas estén saliendo a flote y comiencen a ser de interés para las personas.

Bueno esa es mi humilde opinión, espero sea bienvenida, saludos y fuerza a todos.

Eduardo Walton Grau

Wulfrick dijo...

Hola, he leído tu artículo y estoy de acuerdo con lo que dices. Pero como dijeron antes, es una moda, y esperemos que una pasajera. Los que sentimos el verdadero espiritu pagano, no nos debe de importar lo que algunos hagan solamente para llamar la atención. Yo tengo 18 años, y hace 2 que empecé a escuchar Folk, Viking y Pagan Metal. Pero no ando con colgantes de Mjölner en el cuello ni nada por el estilo. Nunca he cambiado mi manera de vestir ni nada por el estilo solo por el hecho de escuchar un nuevo genero musical. Y la verdad, estos generos que mencione los tomo muy enserio. Porque representan a las culturas que lamentablemente se extinguieron, y son las verdaderas culturas europeas. Yo tengo ascendencia Irlandesa y Sueca(y tambien española), y me siento muy identificado con mis antepasados.
Yo vivo en Argentina, y la verdad es muy dificil tener acceso a este tipo de metal en mi país, incluso a las fuentes historicas, siendo internet uno de los mejores metodos para averiguar. Ya que no he encontrado muchos libros que hablen sobre los pueblos vikingos o celtas. Pero admito estar bastante bien informado de la historia de estos pueblos.
Solo espero, que los que realmente amamos el Folk Metal, lo mantengamos vivo, y que no olvidemos, que con esta musica, estamos honrando a los pueblos de los que somos descendientes.

Saludos!!

Followers

PD en Last.fm

Leave your comment!

Althing